Madre

Una fiera luchadora, que me dio la vida, sacaste fuerzas de dónde no las había y tiraste del carro sola y sin ayuda, hoy veo tu llama antes rugiente y resplandeciente ir apagándose día a día, y no encuentro manera de encender las brasas que van quedando al paso de tus días, hoy te veo decrépita y vieja, donde antes te veía llena de fuerza y vida, hoy he tenido un mal presagio, y miro tu llama apagarse poco a poco, intento que no me veas llorar, y no se note mi voz quebrada en el teléfono, porque la intuición se adelanta a los futuros hechos, hoy añoro esos días donde jugábamos juntos en el salón de casa, a no intentar reírme cuando te ponías vizca, siempre me ganabas, o cuando venía llorando por alguna caída, la ternura de un beso y la esperada cura, hoy quiero encontrar para ti esa tirita que lo arreglaba todo y por más que la busco no la encuentro, no puedo evitarlo, te miro y veo la mella que ha hecho en ti el pasar de los años, las cicatrices de tantas batallas libradas, tus llantos, tantos disgustos y tan poca ayuda que me duele no haber tenido más fuerza para hacer más por ti, y aun así sigues como un león luchando fieramente contra todo, sin más ayuda que la voluntad tan grande que te ha hecho levantarte mil y una veces de otras tantas caídas, sin más premio o reconocimiento que estas pobres líneas, hoy veo tu llama menguar frente a mi impotente, y aun así me pides que te cuente mis problemas para añadir más madera al carro que tiras, y te duele lo que callo, porque sabes lo que me pasa con sólo mirarme u oírme y aunque no lo veas sabes cuando lloro por más que seque mis lágrimas en un intento de no ver las tuyas, pidiendo fuerzas a dios para ti, para que disfrutes de tu vida que merecido tienes el premio del descanso que te otorgan los años de tanto trabajo y lucha, y aún así veo tu carro más cargado todavía, que injusta me ha parecido tu vida madre, el pago que has recibido no está a la altura de tu sacrificio, solo puedo darte mil gracias y mi cariño, mientras vivas y más allá de esta, decirte que te quiero, y perdona si lloro al ver tu mano a la mía cogida, pues se apaga el faro que ha alumbrado el camino de mi vida.

Anuncios
Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

La biblia de Judas

Pocos lo saben, pero existe otra Biblia, una biblia sobre la que muchos han escrito, pero que ninguno ha vuelto a ver desde la última cena, no es la biblia actual, que fue modificada por el primer papa, el cual siendo un emperador romano, romanizó esta haciendo coincidir fechas y fiestas con festividades romanas, no, esta biblia que custodia esta sociedad secreta durante milenios ya, no ha sido revelada hasta la fecha, ¿que como sé yo de su existencia? Fácil, soy su actual custodio.

Supongo que os invadirá la curiosidad por su contenido, mil preguntas sin respuesta que os estaréis haciendo, pero antes de desvelaros cualquier secreto, haceros esta pregunta, ¿estáis sinceramente preparado para sus respuestas? 

Veo que continuáis aquí, en espera de que prosiga mi relato, pobre ignorante, te engañas a ti mismo, creyendo que me has mentido a mi, para saciar tu curiosidad, haz tu pregunta, ¿no?, prefieres oírme entonces, esta bien continuaré con la historia, mas sabed que no os gustará lo que os diré.

La verdad es un complejo acertijo, ciertamente aún hoy en día ignoramos toda la verdad del caso, pero todo a su debido tiempo, pues este, ciertamente es lo único que importa.

La biblia de la que os hablo, no es la típica que encontrarías en una tienda de antigüedades, pensad en la biblia más vieja que hayas visto, y estarás muy lejos de acercarte a su aspecto original, un manuscrito en cuya portada, si así puede llamarse, no hay dibujada ninguna cruz, y tampoco está escrita la palabra biblia, no, lo que hay en su portada, es una forma, un pez a simple vista, pero a través de miles de estudios, y tiempo, se descubrió que dicho símbolo no era un pez si no un ocho tumbado, al que por el desgaste se le había borrado un extremo, llevando a la confusión a los discípulos de Jesús, y tomarlo por un pez.

Sí, un símbolo que hoy en día asociamos al infinito, concepto que también confundieron sus discípulos con eternidad, pero sigamos mi relato, aún desconocemos en qué época o era se iniciará el proyecto, sabemos que el viajante elegido, será alguien de visión amplia, con una moral y capacidad de captación alta, así mismo, estará dotado de altos conocimientos de medicina, física, ciencias varias, teología…. y que adoptará el nombre de Jesús, el viaje temporal será realizado en la época romana, por razones aún desconocidas, os preguntareis porque habiendo relatos de la juventud de Jesús, y dado la inexperiencia de este, pudo lograr dominar tantos conocimientos, pero las respuestas a debido tiempo, de momento simplemente limitaros a creerme.

Vuestra Fe es indiscutible, bien por donde estábamos, ah si…, puesto que creéis en sus conocimientos, estaréis de acuerdo conmigo en que sus atribuidos milagros, no son más que ciencia avanzada aplicada en un medio de escasos recursos, llamemos los…no sé… ¿conceptuales?, sí rebuscado y poco preciso, pese a repetirme en el concepto, científicos se ajusta al parámetro que buscamos, bien, pues en esta ceguera científica que sufría la humanidad por entonces, la luz del conocimiento, técnicas innovadoras incluso para nuestro tiempo actual, supondrían una confusión lógica con un milagro, y es que ¿acaso hoy en día no realizamos prodigios que puestos en cualquier otra era menos avanzada, serían tomados por milagro o brujería?

Bien continuemos con el relato, viendo el panorama de la época escogida para la llegada del Salvador, podemos suponer que fue elegida por ser una edad temprana de conocimiento, sin riesgo de perder la ciencia en las hogueras de la inquisición de épocas más tardías, pudiendo salvaguardar el conocimiento, y dándole tiempo a su divulgación sin riesgos, bien, este aspecto queda concluido.

Cierto, cierto, se me olvidaba, queréis saber porqué se llama la biblia de Judas, más bien debería llamarse diario de Jesús, suponed por un momento, que la historia miente, que todo lo que creéis saber es mentira, que Judas en vez de ser el traidor que os han mostrado, no fuera si no el mejor amigo de Jesús. Ciertamente esta es la verdad, Judas lejos de ser el apóstol traidor, fue el amigo más fiel del señor, tan fiel y leal, que sólo a él le reveló la verdad de su historia, tan obediente, que sólo a él le encomendó la misión más importante de todos, la misión de entregarle a los romanos, si, suena descabellado, pero pensad por un momento, para que la historia del cristianismo llegase a su auge, Jesús debía morir, morir para luego volver a la vida, y así perpetuar su leyenda, sabiendo esto, mandó a su más fiel discípulo, la misión más complicada de llevar a cabo, entregar a su maestro, quedando como traidor al resto de sus compañeros, también le depositó un objeto, con el cual, tras su muerte, o supuesta muerte, volvería a la vida, curado de sus heridas, al menos las más graves, Judas muy a regañadientes obedeció con un profundo dolor, y cumplió su cometido, entregando a los romanos a Jesucristo, los cuales lo crucificaron, la historia cuenta cómo Judas se ahorcó, esta parte ciertamente es verdad, pero antes de ello, dejó a cargo de este manuscrito a María Magdalena, la cual estaba profundamente enamorada del señor, así como del remedio para devolver la vida a Jesús, incapaz de soportar el peso de la misión que había llevado a cabo, Judas en un acto de redención a su mejor amigo, se suicidó.

El resto os lo podéis imaginar, cuando el cuerpo de Jesús fue llevado a la cueva donde lo dejaron custodiado, María Magdalena le inoculó el remedio médico, de composición desconocida, y que surtió efecto, Jesús pudo escapar por un dispositivo de desplazamiento, del que hay una breve referencia en el manuscrito, aunque sus restos temo están en manos de otro de mis hermanos, prometí también explicar cómo Jesús siendo niño pudo adquirir tantos conocimientos, en su cadáver encontrado en un paradero que no os puedo revelar, fue hallado en sus restos craneales, un interface de tipo neuronal, con contenido que suponemos didáctico, lo cual, junto al resto de material a temporal y de tipo avanzado hallado también, hizo de él la leyenda que hoy conocemos. Sabed también que sus palabras fueron modificadas, en las escrituras originales, queda manifiesto el altruismo, la bondad, la preferencia de hacer el bien común ante el rezo, la ausencia de bienes exceptuando lo imprescindible, la tendencia de la ayuda de los demás frente al bien individual, y un largo etc, que no tiene nada que ver con la práctica actual de la iglesia.

Por cierto, Dios, es el nombre de la nave que dio soporte a la misión, los restos de esta fueron hallados en la misión que realizó el Apolo11, dicho material fue escondido a la humanidad, por eso se dotó del sistema de seguridad de retardo al proyecto lunar, dado que se sabía su localización por un informe detallado en el manuscrito que custodio, debido algún fallo de tipo desconocido hizo que esta se estrellase en la cara oculta de la luna, así mismo, ahora también sabéis porqué ninguna otra misión lunar ha sido llevada acabo, al menos no con éxito, aún están siendo analizada la caja negra de la nave, y la documentación encontrada en esta, la autopsia realizada a los cuerpos encontrados en esta no revelan nada anormal salvo, su avanzada inteligencia revelada por el estudio encefálico realizado, las condiciones del vació, y las bajas temperaturas, conservaron perfectamente los cuerpos, lamento no poder revelaros nada más, espero que hagáis buen uso de la información que os he dado, solo recordaros que vuestro juramento a esta orden os impide llevarla fuera de estas paredes, y que vuestro servicio en esta sólo finalizará con vuestra muerte.

Categorías: Sin categoría | 3 comentarios

Memorias de un indignado

Me encontré una sucursal del banco hispanoamericano, tu memoria vengué contra los cristales, pues ya que te habías ido para siempre era lo único que me quedaba, reventar un cristal de un banco cualquiera, en memoria de que habías muerto, te habían hecho morir poco a poco, primero llegó la crisis, esa que crearon los mismos bancos a los que pedimos el crédito para hipotecar nuestros sueños, ayudada por todos los robos que hicieron aquellos políticos que tanto te prometieron en su día, para vivir ellos bien a costa nuestra, esos mismos que recortaron tantos derechos que te costó ganar, tu sanidad pública, para manejarla privadamente los cuatro mangantes de turno, tu enseñanza pública también, esa que no conocen ninguno de los hijos de estos sinvergüenzas, luego llegaron los contratos basura que tu dignamente rechazabas, apoyados por aquellos que nunca tendrían que trabajar por una miseria de sueldo, durante una jornada inacabable, y jamás verían las interminables colas del paro, ni sabrían nunca lo que es llegara fin de mes sin un duro, y con niños a tu cargo, más tarde llegaron a su vez los recortes de pensiones, de aquellos que recordaban verte nacer, por aquellos que nunca les faltaría nada siendo ancianos, y así, poco a poco, día a día fueron asfixiándote mientras te consumías entre los estertores de la sangre derramada por los que se levantaban en protesta ante tanta injusticia, perdóname, por lanzar esa piedra en tu memoria, por vengar de esta insignificante manera tu memoria, perdóname, descansa en paz, mi libertad, mi constitución, mi democracia…

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Felices sueños

Supongo que cambié inspiración por felicidad, el día que te escribí aquella carta que nunca te mandé. No se a estas alturas aún que es más triste, el hecho de saber que nunca me quisiste  como todavía aseguras, o seguir enamorado de tu recuerdo. El escalofrío que aún recorre todo mi cuerpo cuando veo tu nueva foto, y el vuelco que me da el corazón al mirarte a los ojos nuevamente. La tentación de llamarte para escuchar la melodía de tu voz, que me atará otro año más a ti, estando a un millón de kilómetros de distancia. 

Sí en algún momento perdí la cordura, y cambié inspiración por felicidad, pues aún eres mi musa y renuncié a ser feliz más lejos que el espejismo de tu recuerdo, renuncié a la vida por vivir en una vana promesa.

En algún momento perdí el conocimiento y la memoria, como la noción del tiempo, y quedé atrapado en la telaraña de la locura del amor que te profeso, en mi mente he escrito miles de cartas, o te he llamado y dicho lo mucho que aún te amo, me he fugado por verte imaginariamente tantas veces, que he perdido la cuenta de la gasolina gastada.

Aun sigo esperando esa llamada tuya, una carta con tu aroma, verte, ser tuyo y tu mía, me da celos la foto del chico que te gusta, porque te quiero sólo mía, y aunque en la consciencia, sé que eres de otro, yo aun te poseo en mis sueños.

Aun te beso en los labios, y recorro tu piel desnuda con mis dedos, aun noto el calor de tu cuerpo, y el sabor de tu sexo, tus formas son aun tan familiares a mi tacto, que de saber esculpir, podría tallar tu cuerpo a la perfección.

Así es el delirio de mi mente, donde cambié inspiración por felicidad, la inspiración que surge al verte, que hace escapar la felicidad de no estar a  tu lado, sueños delirantes, que rondan la obsesiva pesadilla.

Como un barco amarrado al mismo puerto mi ancla se quedó perdida y varada en tu mirada, la vela de mi corazón sopla en otro sentido, pero mi brújula señala tu dirección, navego contra marea.

Tornaré la inspiración por libertad, y la libertad me traerá la felicidad que tanto anhelo, perdona que te envíe imaginariamente esta última carta, pero es hora de alejarme del faro que me estrella contra el mismo acantilado.

Categorías: Sin categoría | 1 comentario

no quiero comer eso mama

No llores, era sólo una historia para que te comieras las acelgas, me decía mi madre de pequeño, cuando me negaba a comer algo, siempre me decía que si no lo hacía vendría el hombre del saco a llevarme, y yo siempre lloraba.

Pasaron los años y ya no era un niño asustadizo, no creía en el hombre del saco, eso sólo eran cosas de películas, además, ahora me encantaban las acelgas, no había de que temer, pero aquel día en el telediario dieron aquella noticia, una chica asesinada por su novio, pese a la larga investigación policial, los interrogatorios, los imputados en el crimen no hacían más que reirse de la justicia, daban falsas pistas, cambiaban sus declaraciones…..

Al poco otra noticia era portada en la prensa, un padre había hecho desaparecer a sus dos hijos pequeños, debido a una doble personalidad, la policía se veía impotente, e incapaz de encontrar a los dos pequeños.

Y así todos los días, mujeres maltratadas, niños que sufrían abusos, robos y un largo etcétera de crímenes que no paraban de aumentar, ciertamente hay cosas peores que lo que creemos se esconde en nuestro armario cuando llega la noche.

Llevaba días sin dormir, no podía, tras largos años como instructor en las fuerzas especiales, me veía impotente, todo mi entrenamiento militar desperdiciado, ya que era como tener las manos atadas, y día tras día mi mirada se ensombrecía más, de vez en cuando miraba mi rifle de asalto, un recuerdo que me traje de Afganistán, una preciosidad de arma, tenía un largo arsenal, munición … Ya sabes, ese tipo de cosas que por ser militar nadie investiga o pregunta, todos lo atribuyen a que eres un friki de las armas, si supieran que todo ese arsenal esta operatrivo…

Esa mañana salí a correr, como todos los días, un poco de entrenamiento para seguir en forma, luego como todos los días iría al gimnasio, unas pesas, las clases de kickboxing y kárate, un poco de piscina, comer, baletudo por la tarde bicicleta, tiro en la galería y al sofá, donde me esperaría otra noche en vela, la rutina habitual de cada día, no llevaba más que unos kilómetros cuando pasé por un colegio, cerca de la puerta estaban los típicos macarras vendiendo drogas a los niños, entonces la ví, un pequeño ángel entre tanta basura, no debía de tener más de dos años, jugando, con una sonrisa bastante contagiosa, me quedé parado observándola, me dí cuenta de que un tipo con gabardina andaba cerca de la valla, un padre pensé, pero acto seguido abrió la gabardina para enseñar su cuerpo desnudo a los pequeños horrorizados, fue la gota que colmó el vaso, me acerqué al tipo que seguía contoneándose y riendo, le partí el cuello con el primer puñetazo, fue todo un espectáculo, ver caer su cuerpo flácido al suelo.

Me fuí directo a casa, no por miedo a la policía, ni a que me detuvieran, no podrían, ya nada podrá pararme excepto la misma muerte, cogí todas las armas, las cargué en el coche, saqué todo el dinero del banco y me fuí a mi refugio de la montaña, establecí un perímetro de seguridad, pinché las radios de los cuerpos de seguridad y de las noticias, se haría justicia, llevaría el miedo a todos aquellos que no temen la ley, sería la mano ejecutora de una justicia insuficiente, aquella noche pude dormir, no mucho, me despertó la radio de la policía, un altercado de bandas en un barrio cercano, sonreí, cogí todo lo necesario, esta ciudad necesitaba una buena limpieza y el crimen un castigo.

“Noticias de última hora, se han producido diversos altercados por una fuerza desconocida, varios pandilleros han resultado muertos en un tiroteo, en otra parte de la ciudad, el asesino confeso de la niña desaparecida ha sido hallado destripado en su vivienda, en otra parte de la ciudad el empresario sujeto a investigación por malversación de fondos ha aparecido brutalmente apaleado, la policía investiga los hechos… así mismo ,varias pruebas han aparecido en la comisaría del centro, donde se desvela el paradero del cuerpo de la joven víctima, así mismo, los números de cuenta y dinero malversado, y el paradero del mayor alijo incautado, proveniente de los pandilleros asesinados en otras noticias…”

Si te preguntas quién lo ha echo, he sido yo, si eres de los malos soy tu peor pesadilla, si eres la víctima yo seré tu venganza y la mano de la justicia, ¿que cual es mi nombre? Castle, Frank Castle, aunque me puedes llamar El Castigador.

 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Aquel verano…

Tenía la sensación de haber escuchado tantas veces esa canción, que ya sabía hasta el preciso instante en el que la pondrían. Llevábamos ya en la playa varios días unos amigos y yo, salíamos por ese bar todos los días, y nos recogíamos los últimos para variar, y volvíamos riéndonos de la anécdota de la noche, esa noche no era distinta de las demás, habíamos estado en la playa por la mañana, comimos, siesta, vuelta a la playa, cenar arreglarnos un poco y vuelta al bar de siempre, la rutina de todos los días, aunque esta vez el bar estaba vacío, ¿habremos llegado pronto? Fue lo que pensé, pero al mirar mi reloj a esa hora ya debería de estar aquello por las nubes, nos sentamos a tomar algo, cuando te vi entrar, fue como ver una pantera salvaje moverse por la pista vacía, era imposible no verte, y dudo mucho que aunque el garito hubiera estado hasta los topes, no hubiera notado tu presencia.
En ese preciso momento el tiempo se detuvo entre tu mirada y la mía, de no ser por que tu amiga salió volando por los aires al tropezar hubiéramos estado mirándonos toda la noche, así de impactante fue el cruce de nuestras miradas, el tiempo se rompió de nuevo y tras recoger a tu amiga desapareciste en un mar de gente, ya bailando no podía dejar de pensar dónde habrías ido, cual era tu nombre, cuando veo a uno de mis amigos hablando contigo y tu amiga, y te trae para presentarnos, no nos separamos en toda la noche, aun noto tu piel contra la mía.
Pasó la hora más rápido de lo normal, como suele pasar cuando estas a gusto con alguien, quedamos para el día siguiente vernos allí, que larga se me hizo la espera, llegada la hora en el bar no veía momento de verte llegar por la puerta, y no aparecías, creí volverme loco, pero al fin llegaste, como un ángel abriéndote paso entre la multitud, volvimos a estas juntos toda la noche, no podíamos separarnos, y así pasó otra corta noche, pero ya tenía tu teléfono, volvimos a quedar, y decidí que esa noche iría a por todas, te robaría un beso, y así fue ya cuando nos recogíamos, volvíamos abrazados como las noches anteriores, te miré, me miraste, y lo supe, nos besamos y casi necesitan una palanca para separarnos aquel día, que sonrisa tuve toda aquella mañana, llegó la noche, y yo ya sólo quería que durmieras junto a mí, abrazado a ti toda la noche, porque me iba al día siguiente, y solo pedía al tiempo como decía aquella canción “reloj no marques las horas”, pero así es el tiempo, que sigue corriendo aunque uno no quiera, y pasamos la noche dormidos abrazado el uno al otro.
Llegó la mañana, y con ella la hora de despedirme de ti, el viaje triste de vuelta, las llamadas que mantuvimos, la esperanza de volver a verte, pero el reloj siguió corriendo en nuestra contra, y alejó nuestros caminos, pero aún sigo oyendo aquella canción, y aun recuerdo aquella música.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Ultima transmision

No sabía que en la guerra hay monstruos más terribles que el hombre, recuerdo que cuando era pequeño y me iba a la cama, solía imaginar que en el armario de mi casa habitaban los seres mas horribles que se puedan imaginar, deseando que se apagase la luz para venir a por mi, solía ponerme a llorar y mi madre venía corriendo a ver que me sucedía, al decirle lo que me ocurría ella me acariciaba la frente, me daba un dulce beso, abría el armario, para que viese que allí no había nada más que mi ropa, me decía que solo era producto de mi imaginación, que me durmiese tranquilo, ella estaba allí para protegerme.
Desde entonces han pasado muchos años, crecí y al terminar mis estudios ingresé en el ejercito, demasiado joven, como la mayoría de mis compañeros, recuerdo la instrucción que nos daba el sargento, un tipo duro, veterano, lleno de cicatrices y una mirada que arrancaba el alma, su voz como la de un cañón disparando no cesaba en insultarnos y recordarnos el patético grupo de bazofia que formábamos, pues no nos ganábamos ni el derecho a ser llamados soldados, tras el año de aprendizaje de todo tipo de tácticas, tiro con armas diversas, formar, desfilar llegó la hora de ser destinados a uno de los muchos regimientos dispersos por el espacio, el lugar era lo de menos.
Recuerdo la nave de desembarco, rodeado de mis nuevos hermanos de armas, algunos jugando a las cartas, otros bromeando,otros rezando a saber a que dios, y unos pocos en silencio, sabedores del infierno que nos esperaba en el planeta al que estábamos llegando, recuerdo el sudor frío recorriendo mi espalda, el olor rancio de los hombres que me rodeaban, cogiendo tembloroso el arma, lo único que me mantendría vivo, si tenía suerte o los suficientes redaños, la compuerta bajó con un siseo que escapaba del aire presurizado, el viento entró renovando ese aire viciado y artificial que preñaba el módulo de desembarco, el sargento amartilló su arma seguida de mil chasquidos similares, nos miró, sonrió y rugiendo como un león nos ordenó la salida, animándonos y exhortándonos con la típicas frases, no nos habíamos alejado del módulo cuando se produjeron las primeras bajas, es duro ver a chicos con los que has conversado, intercambiado un cigarro destripados en el suelo, desmembrados, algunos llamando a sus madres quejumbrosos, y otros en silencio sepulcral, pues sus heridas les han dejado ya fríos y solo queda el vapor de la última exhalación perdiéndose en el aire, pronto este, segundos antes limpio y fresco, se ve inundado, por el regusto metálico de la sangre, el cargado olor a ozono que producen las descargas de nuestras armas disparadas una y mil veces contra el enemigo que avanza implacable hacia nosotros, ávido de nuestra sangre, cuando estas al borde del abismo de la muerte agarras con tal fuerza tu arma que los nudillos se te quedan blancos, aprietas tanto los dientes y la mandíbula, que te duelen durante semanas, algunos se orinan encima, otros vomitan al ver como el hombre que tenían hace segundos delante es reducido a pulpa, otros lloran y se quedan inmóviles, no duran demasiado tiempo vivos en el campo de batalla, el miedo es el peor enemigo al que un soldado ha de hacer frente, otros se ven imbuidos en un frenesí de combate, poseídos, luchan cual demonios, de hay nacen algunos héroes y leyendas, otros llena los pabellones honoríficos del regimiento, sus nombres testigos mudos en una fría losa de piedra, son el recuerdo del coste de las guerras que se libran por todo el universo.
Recuerdo el primer momento que vi al enemigo, y las palabras de mi madre de que los monstruos no existen, se equivocaba, aquellos seres no eran si no eso, monstruos de todo tipo, tamaño y forma, dando rienda suelta a la peor pesadilla que puedas tener en la vida, solo verlos es difícil mantener la cordura, me tiembla todo el cuerpo, impidiéndome apuntar con claridad, trato de rebajar mis pulsaciones y controlar mi respiración acelerada como me enseñó el instructor, medio latido de corazón después disparo, aún puedo ver el haz de luz dirigirse a la cabeza del ser que viene a devorarme y como le salen los sesos por la nuca al atravesarle el tiro la frente, no hay tiempo de celebrarlo ni de alegrarse, solo hay tiempo de realizar otro disparo y otro y seguir avanzando a la par, así se gana terreno es como tener pegada la voz del sargento de la escuela en el oído, sigue así, dispara, avanza, cuidado, el tiempo cuando estas combatiendo parece pararse, se estira, tiene altibajos, acelera, para, ves hombres caer a tu alrededor, combates cuerpo a cuerpo, disparos, deflagraciones, sangre salir despedida por los aires, miembros llover del cielo…, oyes el mundo distorsionados, un brazo me saca de mi ensoñación y me salva por poco de que una garra me arranque la cabeza de cuajo, para ver como un relámpago zigzagueante corta la cabeza de la bestia que pretendía matarme segundos antes, miro al hombre que tengo ante mi, el teniente de mi escuadra, con la car tan llena de sangre que me cuesta reconocerle, y con un alegre voz me dice¿bonita mañana para morir aquí?
¿Señor? Respondo perplejo ante tal estupidez.
Sí,me responde, no hay nada mas glorioso que dar la vida por una noble causa, y se aleja cargando contra una masa de enfurecidas bestias de las cuales da cuenta de más de la mitad, su acto de coraje, moraliza a la tropa que siguiendo su valeroso acto carga a su vez rugiendo en contra punto del gutural ruido que produce el enemigo, poco le dura la suerte al teniente, unos metros más adelante cae delante de un potente bicho que lo devora nada más caer al suelo aún medio muerto.
No recuerdo en qué momento vimos perdida la batalla, todo se pierde en un mar de sangre cadáveres y vísceras, solo me veo corriendo huyendo de la muerte, resguardándome cubriéndome de restos pútridos intentando confundir el rastro de mi olor, y rezando para que no me devoren, han pasado semanas, he perdido toda esperanza de regresar al módulo para ser extraído del planeta, llega la noche, y los oigo, moviéndose, reptando, olisqueando el aire, me buscan, lo sé, huelen mi miedo, pienso en mi madre, por más que llore, no vendrá a despertarme, nada me sacará de esta pesadilla, debo moverme, tal vez haya algún puesto en algún lado, lejos de la cabeza de playa, me arrastro, por un mar de barro y lodo, tengo sed, el agua se me acabó hace días, y bebo cieno, cuando estas sediento y muerto de hambre te sorprendes de lo que puedes hacer por seguir vivo, el cuerpo te pesa, te duele todo, pero sigues adelante, lega la noche, es el peor momento del día, duermes con miedo a no despertar, mal duermes porque cualquier ruido te desvela, no sabía que en la guerra hay monstruos más terribles que el hombre, ahora se que existen, he de seguir, oigo un ruido a mi espalda…..
zzzzzzzzzzzzzzz
¿Eso es todo?
Si señor, es todo lo que encontró el equipo de exploradores en la cueva, eso y jirones de un uniforme.
uhmmm, muy bien, que lo archiven, envien la carta de fallecimiento del soldado a su familia, escriban su nombre en el muro de honor del regimiento.
El comandante se giró para seguir viendo el mapa de la campaña, estaban avanzando lentamente, demasiado, necesitaría más hombres, al fin y al cabo así llevarían a ese mundo el progreso.

Categorías: Sin categoría | 11 comentarios

Tiempo estancado

A veces el tiempo se estanca en nuestras mentes y corazones, haciéndonos recordar tiempos que ya pasaron y se fueron, a veces esos recuerdos te hacen sentir, ese aroma que no hueles, ese sabor, que no paladeas, o esa imagen que no ves, pero el tiempo fluye, como el agua de un rio al que ninguna presa puede retener, el tiempo solo se estanca en nuestra mente donde podemos revivir, ese beso robado en la oscuridad, ese familiar que hace tiempo se ha marchado de tu vida, no es necesario siempre ver una foto, que también ayuda, solo hace falta recordar para viajar en el tiempo, pero a veces queremos quedarnos estancados pese a que el tiempo fluye entorno a nuestras mentes, pero es solo eso, una ilusión de lo que no puede ser, una realidad alternaiva solo viva en nuestra imaginación, una ilusión o un espejismo de algo que al volver la vista a la realidad se habrá desvanecido con la inconsistencia de un sueño, pero que bonito es soñar, volver a ver a esos amigos de la infancia, sentir el abrazo de un abuelo, o el tacto de un cuerpo que ya esta en otro lecho, como dijo Calderón la vida es sueño, y los sueños, sueños son. La vida sigue, el tiempo pasa, y el querer soñar otra cosa, es una idea de bohemios, porque al despertar siempre la realidad será otra, pero que bellos son los sueños, que te toque el gordo de la lotería, ir a ese sitio que siempre has querido ir, ganar un partido clave, ser la estrella, cuando dormía, los ayudantes de DaVinci, decían “el maestro está trabajando”, la imaginación, los sueños, esas herramientas tan poderosas que nos han permitido evolucionar tanto, llegar lejos pero aún queda mucho camino, muchos sueños por lograr, metas que conseguir, que terribles son a veces los sueños, ya veces la imaginación, que nos hace ponernos en lo peor sin motivo aparente, una pesadilla, perder el trabajo, tener una discusión laboral, si, a veces ese agua estancada se anega, y vuelve cieno, ese dia tan malo, lo que no hice tal otro, porque fui a ese sitio, quién me mandaría, a veces el peor enemigo que tenemos es nuestra propia mente, pero mientras tanto, os deseo felices sueños, que ese pensamiento estancado os teleporte a esa playa arenosa, a ese cuerpo moreno, a esos labios, a esa lotería, a esos buenos recuerdos de la infancia, a ese dia especial, porque al fin y al cabo la vida es sueño.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Categorías: Sin categoría | 1 comentario

pecados capitales

En homenaje a mis amigos que son fans de Luis Ramiro, si me repito lo siento, he escuchado la cancion 2 veces y no me acuerdo, asi que todo contenido parecido a la cancion original es mera coincidencia, ademas, lo mio no es canción, es poesia.
Si quererte es malvado
vivire en el infierno con el diablo
por eso vivo condenado
con este amor que es pecado.

Soberbia por querer ser mas de lo que soy a tu lado.

Envidia al tiempo que no paso junto a ti.
Ira es lo que siento cuando el despertador me arranca de tu lecho.
Pereza de despegarme de tus labios.
Avaricia de quererte solo para mi.
Gula del sabor de tu cuerpo.
Lujuria es lo que siento al verte desnuda.
Siete clavos a mi ataud pegados
dos dias de la vida
cuatro estaciones del año
y un corazón que hace tiempo has robado.
 
 
 
 
Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.